Los 5 juegos de mesa que podrás jugar tanto con tus hijos como con tus padres

En tiempos en los que el parchís se ha quedado antiguo, el juego de las damas está en crisis y en los que el dominó solo se juega si no hay otra cosa mejor, han aparecido un sinfín de juegos de mesa, ya sea de rol, con sus múltiples tableros y avatares, ya sea de mesa, con su baraja de cartas y su estilo “de viaje”. Estos últimos son los que vienen contigo cuando vas de comida y cuando vas a la playa. Son capaces de aglutinar alrededor de ti y de tu baraja, todo tipo de públicos, motivados por pasar un rato divertido y no calentarse demasiado la cabeza.

Por su interés y alcance social, hablamos hoy precisamente de esos juegos de cartas que podrás jugar tanto con tus hijos como con tus padres. Hemos definido las categorías que los hacen atractivos:

  • Son rápidos: no suelen durar más de 20 minutos, por lo que no necesitan gran implicación. Podrías estar comiendote el postre en casa de la abuela y escuchando a tu cuñado, mientras juegas.
  • Son sencillos: suelen implicar una capacidad concreta o dos, como máximo, y no múltiples de ellas. Así, suelen ser de rapidez, de reflejos, de imaginación, de estrategia…
  • No se necesita conocimiento previo de juegos: Aunque normalmente ganan los que ya conocen el juego, no es necesaria ninguna base de gamificación para jugarlos. ¡La suerte del principiante siempre estará ahí!
  • Tienen varias modalidades: En algunas ocasiones, aunque lleven unas reglas impuestas, puedes hacer variaciones y facilitar que jueguen los más pequeños.
  • Son aptos para todo el mundo: Algunos no tienen ni siquiera texto, por lo que pueden ser jugados tanto por los que no saben leer, como por lo que, con la edad, han perdido vista.

WhatsApp Image 2018-10-05 at 14.32.35

Y dicho esto, veámos los 5 juegos de mesa que podrás jugar tanto con tus padres como con tus hijos:

  1. Jungle Speed: Es un clásico. Se trabajan la rapidez y los reflejos. Se suele guardar en una bolsita de tela e incluye cartas y un tótem. Peculiaridad: los jugadores no saben qué cartas tienen. Consiste en ir a coger el tótem, que está en el medio de la mesa, cuando dos jugadores han sacado la misma carta. El diseño de cada tarjeta es diferente, pero hay algunas que son iguales. ¡A por el tótem! Gana la primera persona que se quede sin cartas.

 

  1. Parauleja: En su versión catalana. Se trabajan las palabras y la rapidez. Son cartas que se guardan en un bote de metal. Peculiaridad: Es como el escatérgoris pero con unas cartas creadas para la ocasión. Consiste en decir más rápido que tus contrincantes, una palabra de la categoría que toque (profesión, país, ciudad, personaje famoso, comida…) con la inicial que toque. El primero que lo diga, se lleva la carta. Gana quién más cartas tiene.

 

  1. Manos arriba: Una novedad. Se trabaja la rapidez y la colaboración. Son unas cartas que vienen en una caja de cartón. Peculiaridad: Hasta el niño más pequeño de la familia podría jugar. Cada jugador tiene unas cartas, que muestran manos en diferentes posiciones. Cada vez, debe elegir una carta, y hacer el gesto cuando se diga “manos arriba”. Se lleva la carta en cuestión si alguien más hace el mismo gesto.

 

  1. Dixit: el juego que no podíamos olvidar. Se trabaja la imaginación. Cartas con un diseño espectacular. Peculiaridad: se puede utilizar para hacer dinámicas con equipos. Se reparten las cartas y cuando a un jugador le toca hacer una jugada, debe ponerle nombre y ponerla boca abajo. Los demás, con las cartas que tienen, deberán lanzar la que más se asemeje al título que le ha puesto el jugador inicial. Después se ponen boca arriba y todos votan cual creen que es la tarjeta que puso el jugador inicial. Este se llevará puntos, solo si su carta no era demasiado fácil y si no todas las personas lo apuntaron. Gana quien tenga más puntos.

 

  1. Dooble: Otro que no puede faltar. Se trabajan los reflejos y la rapidez. Cartas en formato redondo en una caja de metal. Peculiaridad: cuanto más se juega, más fácil es. Se puede jugar de varias maneras. Cada carta tiene muchos elementos (como un calavera, unas tijeras, una bomba, una araña), y siempre todos son diferentes, menos uno. Gana cartas quién ve antes, el elemento común.

No se diga más. ¡A jugar! Que por muy mayores que nos hagamos, siempre debemos conservar ese espíritu dinámico y activo.

Artemis

Las gymkhanas Artemis ponen a prueba vuestros conocimientos de la ciudad de Barcelona u os permiten descubrirla de manera original, lúdica y educativa.